El aceite que remueve el ácido úrico de la sangre, quita la ansiedad y te detiene el vicio por el alcohol y el cigarrillo.

Si bien es cierto, las especias han estado presentes desde mucho tiempo, se han usado como ingredientes para la preparación de muchos platos gastronómicos, aportando un sabor exquisito e inigualable a nuestro paladar.

No obstante, conforme ha pasado el tiempo, no sólo se han utilizado en la elaboración de comidas sino también como remedios para tratar muchas de las enfermedades que aquejan a las personas.

Por eso, se les ha dado un enfoque desde el punto de vista medicinal a todas las especias, como el jengibre, la cúrcuma y la pimienta, por lo que su uso no sólo se limita a la cocina sino también a los múltiples beneficios que poseen para mejorar ciertas condiciones de salud.

En este artículo, trataremos de una esencia o especia en específico. Hablamos de la pimienta negra, la cual, gracias a sus propiedades curativas, ayuda a eliminar el ácido úrico de la sangre; así como también a combatir la ansiedad y el vicio del alcohol y el cigarro.

APRENDE A PREPARAR EL ACEITE DE PIMIENTA NEGRA.
Todas las personas hemos escuchado hablar de la pimienta. Existen varios tipos de pimienta, pero en este artículo, hablaremos de la pimienta negra, de la cual podemos obtener un aceite esencial que juega un papel importante en la salud. Este aceite lo puedes adquirir en alguna tienda naturista o prepararlo en la comodidad de tu hogar.

Lo ideal es que las personas tengan este producto a mano y sepan cómo usar este ingrediente.

ALGUNOS BENEFICIOS QUE EL ACEITE DE PIMIENTA NEGRA NOS APORTA.
La pimienta negra incorpora una gran variedad de beneficios para la salud, por ejemplo, es antibacteriano, antiespasmódico, antioxidante, anti-inflamatorio, antiséptico, laxante, carminativo, expectorante, diurético, estimulante, diaforético, febrífugo y muchos más.

Mejora la respiración: Esta notable especia puede aumentar el rendimiento de las vías respiratorias y ayudar con la congestión nasal y la sinusitis. También elimina el moco nasal y la flema presente dentro de los pulmones.

Destruye las bacterias: Le proporciona al cuerpo cualidades antibacterianas que tienen la capacidad de reducir la inflamación causada por picaduras de insectos. Por otra parte, minimiza la expansión de las arterias y al mismo tiempo limpia la misma de toxinas.

Estimula la pérdida de peso: Disuelve sin ninguna dificultad las células de grasas atrapadas dentro del cuerpo y ayuda al cuerpo a eliminarlas con mayor facilidad.

Salud de la piel: Si sufres de vitiligo, la cual es una condición de la piel que se manifiesta por la aparición de manchas blancas en la piel debido a la despigmentación, con el uso de esta especia podrás disminuir la manifestación e incluso prevenir su aparición.

Salud neurológica: La pimienta negra tiene en su contenido un compuesto llamado piperina, que protege al cerebro de cualquier daño y conserva su capacidad de memoria al máximo.

Alivia problemas del estómago: Cuando se ingiere pimienta negra, se dispara la secreción de ácido clorhídrico en el intestino, y gracias a esto se puede tratar enfermedades como cólico, estreñimiento y diarrea.

¿CÓMO PREPARAR TU PROPIO EL ACEITE DE PIMIENTA NEGRA?

Ingredientes:

1 taza de aceite de oliva

1 / 4 taza de granos de pimienta negra.

Preparación y uso:

En una cacerola procede a calentar el aceite de oliva a fuego lento, sin que se cocine demasiado. Una vez que el aceite este caliente, agrega los granos de pimienta y tritúralos con la ayuda de un mortero, de esta manera desprenderán el aceite que contienen.

Deja cocinar el aceite y los granos de pimienta por 5 minutos. Luego deja enfriar el aceite, cuela la preparación y viértela en un frasco de cristal esterilizado.

Usa este aceite como aderezo a tus comidas saludables o aplicándolo en alguna zona de tu piel que este afectada. Mientras utilizas el aceite consérvalo en el refrigerador hasta dos semanas.

SI TE AGRADÓ LA INFORMACIÓN, NO TE OLVIDES COMPARTIR LO BUENO. POR CONSIGUIENTE, SI NUNCA COMENTAS, POR LO MENOS DIME “HOLA O GRACIAS” Y ASÍ SABRÉ QUE ME LEES. COMPARTE LO BUENO.

Compartir