¿Acidez, dolor estomacal, náuseas? Cuidado, podría ser Helicobacter Pylori y así la eliminas.

Durante el proceso digestivo, el cuerpo absorbe los nutrientes de los alimentos que ingerimos y los distribuye de acuerdo con sus necesidades.

Pero es importante conocer que mientras hacemos la digestión, en el estómago conviven bacterias necesarias y otras que pueden implicar muy nocivas y provocar enfermedades. Antiguamente se creía que dada la acidez de los jugos que se hallan en el estómago ninguna bacteria podría sobrevivir, pero los estudios que se fueron haciendo con el tiempo determinaron que la conocida como Helicobacter Pylori, que no manifiesta signos, puede alojar en el estómago y de hecho, la mitad de la población internacional convive con ella.

Como no se determina por ser una bacteria llamativa, sólo se pude detectar su presencia por medio de un experimento de aliento o una endoscopía. Al mismo tiempo, la bacteria Helicobacter Pylori se adapta al círculo estomacal y logra ser inmune a los antibióticos que se utilizan para eliminarla. Arruina poco a poco la mucosa estomacal creando un ámbito adecuando para seguir reproduciéndose.

Muchas personas consiguen contraer esta bacteria desde la niñez o la adolescencia como consecuencia de una nutrición deficiente o de una inadecuada higiene o preparación de los alimentos. Los síntomas más normales que presentan las personas afectadas son:

– Náuseas.

– Distención abdominal.

– Acidez.

– Eructos permanentes.

– Dolores estomacales.

– Sensibilidad a ciertos alimentos.

Para eliminar de manera natural esta bacteria, te encomendamos acudir a un médico, y consultar si tienes que tomar antibiótico. Pero además deberías probar este remedio casero que te será de mucha utilidad.

INGREDIENTES: 250 ml de agua hervida. Un brócoli mediano. 1 pizca de sal marina.

PREPARACIÓN: Lava bien el brócoli para descartar toda clase de suciedad. Licúalo con el agua y la sal hasta que todo quede bien completado.

CONSUMO: Toma esta elaboración en la mañana, preferentemente en ayunas y en la noche durante 30 días seguidos y al cabo de ese lapso, la bacteria desaparecerá de tu estómago. Para reforzar este tratamiento casero bebe de forma regular té de jengibre después de cada comida, para aprovechar también sus provechos antibacterianos.

Compartir