¡Mald¡ta cerda! Se com¡ó al n¡ño gritaba la madre.

Un niño de dos años escapó a la vigilancia de sus padres mientras jugaba en el jardín de la familia Jiangsu cerca de Shanghai, China.

El pequeño entró en el lugar donde una cerda acababa de parir a varios lechones, detallan que el animal en su instinto fue defender a sus pequeños, y mordió al niño hasta la muerte y luego se comió la cabeza.

Los padres del niño, con la ayuda de los aldeanos, ataron al animal a un árbol y lo abrieron y descubrieron que en el estómago, se encontraban piezas de cráneo y cabello pertenecientes a Wei Tsao, el pequeño niño.

La madre del infante, quien no daba crédito a lo que estaba ocurriendo, gritaba con mucho dolor en nombre de su hijo, y exclamaba ¡Maldita cerda! se comió a mi hijo.

“¡Es una terrible tragedia! Tuvimos que destripar a la hembra, no por venganza, sino para demostrar a las autoridades que la bestia se había comido al niño señalaron los aldeanos del lugar.

Compartir